Mes: noviembre 2009

Urban Screen

Posted on Actualizado enn

Bajo el título “How it would be, if house was dreaming” ( “Que pasaría si las casas soñarán”) Urban Screen, un grupo de artistas y arquitectos, intervienen en la fachada, bastante austera, de la Galerie der Gegenwart. La intervención bastante novedosa, se realiza  a través de proyecciones logrando dar vida al edificio.

Gracias Mariano por pasarme el dato.

Me animé

Posted on Actualizado enn

Los que me conocen saben que lo único que me da “vergüenza”es acercarme a algún famoso. Siento que los molesto. No puedo evitar ponerme en el lugar del otro. Bueno ayer, después del recital al que le agradezco eternamente a Ana Laura por la ubicación y a Mariano por haber hecho el contacto, me encontré con Lisandro en el bar rosarino Berlín. Sin dudarlo, me acerqué, lo saludé, le conté quien era (mando mails a su programa radial) y me saqué fotos con él. La mejorcita aquí va.

Ese asunto de sentirse bien y hacer que los demás también sientan bienestar

Posted on Actualizado enn

Hace ya un tiempo que escucho a una persona que escribe maravillas y las vuelca en su música con variedades de ritmo (disculpen sólo tengo oído heredado genéticamente, pero nunca toqué un instrumento entonces me cuesta expresarme sobre música).

Es de esa clase de música que me gusta oír a mí, que se pasa el disco una y otra vez, y no me cansa. Esas canciones que canto en todo momento. Esas canciones que muchas veces me hacen dibujar o escribir.

Lisandro AristimuñoRicardo Liniers SiriKevin Johansen Gracias Brend por regalarme esta imagen.

Hoy ese señor, que además tiene un programa radial en FM La Tribu, viene a Rosario a presentar su último disco doble “Las crónicas del viento”. Para inspirarse y escribir, Lisandro se fue a pasar un tiempo a Viedma, su ciudad natal, para hablar con sus padres acerca de su infancia. En uno de los discos toca con Los Azules Turquesas, su banda y cuenta con la participación especial de tres ídolos musicales de su infancia: Fito Páez, Palo Pandolfo y Diego Frenkel. El otro disco es más acústico, más tranquilo. En palabras de él:

“Mis viejos me contaban que cuando era bebé jugaba solo con mis cosas, creaba personajes, me colgaba a hablarle a las flores. No fui un niño muy activo, que estaba hinchando las bolas, jugando a la pelota con los amiguitos todo transpirado. Por eso para el disco acústico me dije: «okey, voy a ver si ahora también puedo jugar solo»”.

La soledad es una niña de la que Aristimuño se enamoró de muy chico. Una suerte de primer amor que nunca olvidó. “Creo que en algún punto yo intuía que toda esta cosa de la melancolía y la soledad que tiene mi música venía de muy atrás”.

Pobre del que se siente a mi lado, voy a cantar todo y sin vergüenzas.

Mis próximas gafas

Posted on Actualizado enn

Hace 1 año y unos meses empecé a utilizar gafas porque veía “difuso”. Hoy siento que ya debo cambiarlas porque necesito más aumento, me cuesta focalizar, y ni les cuento si no tengo los lunettes puestos.

Ok, ya soy una arquitecta, ahora quiero ser como el cuervo…con ustedes ¿mis futuros anteojos?

¡vieron de cuántas maneras se llamas los lentes!

Me gané un libro!!!!

Posted on Actualizado enn

Días atrás webeando como cada día, me encuentro con un concurso sobre diseño interior en Plataforma Arquitectura.

Aburrida de no hacer nada, por esos días con poco trabajo por la tarde, leyendo un libro que misteriosamente encontré y que no me atrapa para nada, decidí participar del mismo.

Hacía tiempo que no hacía un detallado modelaje en 3d por placer y no por trabajo. Durante 3 días me acosté bien entrada la madrugada, más o menos a la hora de mi insomnio y bueno, tuvo su recompensa….quedé finalista y me gané un libro de Arquitectura. Los que me conocen saben bien lo que significa un libro para mí.

Generalmente los proyectos demuestran características de las personas. Un amigo me planteó que el veredicto de mi proyecto es como soy yo, no sé. El concurso me incita a descubrir si soy como este proyecto fue definido y también me deja una moraleja: Las cosas que se hacen por placer, dan sus frutos.

Resultado de los Ganadores

Estimados lectores, antes de dejarlos con la decisión del mandante queríamos darles las gracias a todos quienes se dieron el tiempo enviar sus propuestas para este concurso, en especial por el buen nivel que presentó cada una de ellas.

En palabras del mandante:

El diseño que más nos gusto y elegimos como ganador es el 3088. Es la propuesta que a nuestro gusto mejor integro los ambientes, logrando demarcarlos a través de la bajada de techos, subida de pisos y re-ubicación de la chimenea, pero dejando libre la planta a nivel piso. También nos gustó mucho como re-ubicó los cuadros y el panel que realizo sobre la pared que no tiene ventana del comedor.

Como finalistas, elegimos a los diseños 2972 porque nos gusto mucho como integro a los dos livings y el 3012 por la simpleza y belleza del mismo.

Agradezco también a Plataforma Arquitectura para animarse a realizar este concurso, y a los lectores por el alto nivel de las entregas.

  • Ganador 3088: MILTON GABRIEL RIVEROS PEÑA, Chile

    -1

    1lugar
    /

  • Finalista 2972: C+ ARQUITECTURA, Daniel Cáceres Vergara, Franco Colussi Cuadros, Francisco Dominguez Bertolotto, Chile

    3121-01_PLANTA

    3121-02_VISTAS
    /

  • Finalista 3012: María Paula Morgavi, Argentina

    3
    /
    3-2

El premio del ganador corresponde a US$200. A pesar de que no lo anunciamos al principio, hemos decidido incluir 1 libro de Mesa Editores (Colombia) para cada uno de los finalistas.

Visto por ahí 12

Posted on Actualizado enn

Estamos invitados a tomar el té…

Visiones de futuro

Posted on Actualizado enn

Generalmente vivimos pensando en el futuro. Todo lo que hacemos tiene una meta, una especie de “seguro” para el bienestar futuro. Cuando vamos a la primaria la meta es el viaje de estudio, previo a la secundaria, luego Bariloche, luego irse a alguna ciudad (los que somos de afuera)  a estudiar alguna carrera más o menos a fin a nuestra expectativa de futuro, eso que algunos llaman vocación, y que no estoy tan de acuerdo, porque mucha gente tiene una profesión pero su verdadera vocación corre por otro andarivel.

En la primaria y secundaria, mis metas eran esas, los viajes y nada más. No me gustaba la escuela, menos levantarme a las 6.45 hs, menos que menos ir después del mediodía los últimos tres años de secundaria. No me gustaba estar sentada sin hacer nada o haciendo poco. Me aburro fácilmente por lo que desarrollé dos cosas altamente positivas durante los años escolares. La primera y más importante de las dos: fingir prestar atención, pero abstraerme completamente del lugar donde estoy para sumergirme en mis pensamientos. Cosa que todavía sigo haciendo. La segunda y menos influyente en la cultura intelectual: masticar chicles sin que se note. Esa la desarrollé en las divertidas horas de economía, que bodrio por favor!

Cuando se empieza la carrera universitaria o terciaria o lo que sea, uno empieza a descontar materias, ansía con recibirse, con que le tiren los huevos y otras inmundicias, pero después qué? (en mi cabeza What more?!) En mi caso, que trabajo desde 5° año de facultad, ¿en qué cambió recibirme? En nada. Seguí el curso de mi vida tal cual se venía desarrollando desde que terminé de cursar en noviembre de 2008, esto implica trabajar, salir, ir a cualquier evento cultural que haya, etc. No pensar más en facultad, fue el único cambio, pero nada más. Nada importante como uno cree que iba a suceder. Nada de nada. Empecé con Insomnio, pero este amigo merece una entrada propia.

Rompiendo el mito: no hay nada mágico detrás de recibirse. Algunos afortunados tendrán regalos como irse a Europa (no es mi caso). Otros conseguirán un mejor empleo (lo dudo por las condiciones en las que estamos). Otros al fin regresarán a su tan amado “pueblo” (tampoco es mi caso). No hay nada sorprendente. Sólo hay muchos trámites burocráticos que realizar. Sepan ustedes que ya pago jubilación y tengo un trabajo con un sueldo mísero que ya no me alcanza ni para gastarlo en “vicios mundanos” (sí, te robé a vos esta definición).

El otro día en twitter casi chateando con Brendita, ella me escribía que al menos soy profesional y ella ni siquiera es Brenda. Me alegré al darme cuenta que esta niña sí entiende que en la vida uno es uno, y no sólo un nombre impuesto, porque ni siquiera lo elegimos (menos mal! porque seguro que yo me llamaría Jem) o una profesión o lo que sea. Para los que no me conocen o no saben sobre mí, yo pienso que uno es profesional en lo que hace incluso si nunca estudio.

Así que, esta entrada es para Brenda, que desató mis pensamientos, para luego volcarlos aquí. No hay nada mágico en recibirse. Sólo hay festejos, olorosos en el primer instante (merece otra entrada), trámites y responsabilidades. Ya no somos más estudiantes, pegó duro el pasado 21 de septiembre.

(este escrito es del 24 de octubre, pero estaba en una encrucijada interior y no me convencía)