Mes: junio 2010

Posted on

“Volveré y seré miles de tweets”.

M.P.M.

(ante el reproche por mi desaparición en Twitter)

Auriculares

Posted on Actualizado enn

Es una constante, cada 2 meses me tengo que comprar auriculares nuevos. Si no es porque alguno de los dos deja de funcionar, es porque se le salen las gomitas protectoras y me raspan el oído con el metal, cosa que más o menos se soluciona con las envolventes de goma espuma.

Ya me compré los que vienen con plastiquitos de colores para ponerle un poco de color, los que traen el contenedor para enrollarlos y para que no se enreden (no funciona, no caigan en la trampa), los que tienen el control de volumen exterior, los que combinan las últimas dos funciones, los que son totalmente negros, los últimos que salieron, los que Ph quiso poner al precio más económico…

Siempre fiel a la marca, siempre fiel a la constante. 2 meses.

Pestañas para mi oídos

Posted on

Siempre camino escuchando música, aunque de vez en cuando me saco los auriculares para escuchar la ciudad.

Hoy caminé 5 cuadras sin música porque no encontraba el reproductor dentro de mi cartera con cosas “totalmente indispensables”. 😛

Llegando a mi casa, me di cuenta que los auriculares, me ahorran el enojo que me generan los tipos babosos y desagradables.

Rendez_vous

Posted on

“Hay un abismo entre la textura de un esmalte recién comprado y la de uno pastoso aligerado con solvente”.

M.P.M.

Posted on Actualizado enn

“Lo bien que le hace el chocolate a las lágrimas”.

M.P.M.

A veces

Posted on Actualizado enn

A veces me pregunto si algún día sentirá orgullo por mí.

Si algún día hablará de mí con la misma pasión que habla de ellos.

Si me dejará de cuestionar lo incuestionable.

Si podrá ver todo lo que hago sin encontrarme un defecto.

A veces me pregunto por qué siempre me tira abajo.

Por qué está todo el tiempo minimizando lo que yo hago.

A veces me pregunto si no hago lo que hago para demostrarle lo que soy.

A veces me pregunto hasta cuando me pesará esta negación que tiene sobre mi.

A veces me pregunto si algún día reconocerá lo mal que me trata, lo mucho que me usa y lo poco que me conoce.