ARQUITECTURA

Un día de miércoles

Posted on

“Siempre estamos a la deriva”- le dije a Jere hace unos meses atrás mientras comíamos algo en un bar.

Comprobado. Nunca todo está bien. Siempre hay algo que altera el equilibrio.

Ahora cuando todo más o menos se encaminaba, llamo para confirmar el horario del nuevo trabajo del lunes y me contestan que como yo no había llamado la semana pasada ya habían contratado a otra persona.

¡Yo no había llamado! Llamé tres veces y quedamos el lunes 30. ¿¡Cuánto más!?

Listo, me quedé sin trabajo fijo. Ya renuncié en el estudio y le dejé mi lugar vacante a mi mejor amiga. El otro estudio está por cerrar.

Por un lado mejor, tendré más tiempo para mis obras, para mis hobbies, para leer, para escribir. Pero por el otro lado, estoy a la deriva. En bancarrota total.

Muy poco ético lo que me hicieron. Pero por algo las cosas son. También empiezo a pensar en la maldición del estudio de siempre. Lo dejé una vez, viejo verde. Regresé. Lo dejé otra vez, quedé desempleada. No sé, da de pensar.

Visto por ahí 31

Posted on Actualizado enn

Si algo faltaba para la casa de los arquitectos, es este novedoso juego de vajilla, diseñado por Alessandro Zambelli, para la marca de decoración Seletti.

La Palace Collection Modular Dinnerware consiste en una vajilla completa cuyos platos representan las diferentes plantas de un edificio, con su distribución de habitaciones incluída.

Gracias Leito!

Que NO hacemos

Posted on

El viernes una de mis amigas preguntaba: –“¿Qué hacemos los arquitectos? Cuando la gente te pregunta, ¿y qué hacen?, ¿qué contesto?”.

Ella decía los ingenieros calculan, el médico cura y los arquitectos ¿qué?

Hay muchas áreas para desenvolverse en la arquitectura. Podemos distinguir algunas a rasgos generales: Arquitectura, Urbanismo y/o Planeamiento, Diseño, Enseñanza, Higiene y Seguridad (si se hace el posgrado), Gestoría, etc.

Pero fundamentalmente, los arquitectos, proyectamos. Proyectamos y diseñamos cada cosa que dibujamos.

Resolvemos espacios, encuentros físicos de componentes que arman el espacio.

Hacemos las instalaciones y los cálculos para las mismas.

Hacemos trámites referidos a las obras.

Lidiamos con comitentes, empresas constructoras, albañiles, con la chica de ventas de la casa de aberturas, con el técnico de los equipos de refrigeración, con el carpintero, el yesero, el ceramista, el vidriero, el eléctrico, el plomero, el gasista, el de la hormigonera, el zorro que corta la calle, el vecino de la obra, el sereno de la obra, el que te alquila el volquete, el que te alquila el baño químico y a veces hasta con el que les lleva el desayuno a los obreros. Lidiamos con todos. Por eso somos ojerosos, canosos (aún no) y muchos hacen yoga, streching, técnicas de relajación y meditación.

Estamos en todo y siempre la culpa es nuestra. Siempre.

Connotaciones

Posted on

Todas las personas en su interior llevan un arquitecto oculto. Todas las personas, absolutamente TODAS, se siente capaces de suplantarnos. Pero después cuando las cosas no les salen, ahí nos llaman. Nos subestiman demasiados, nuestro trabajo es una pavada. Si sólo hacemos “dibujitos”.

El problema que tenemos los arquitectónicos es que usamos un verbo que connota sensaciones y momentos agradables y felices, para definir nuestro trabajo: DIBUJAR.

La gente piensa que dibujar es boludear. Es estar sin nada para hacer más que pasar un rato agradable.

“Haceme un dibujito”, a más de uno le habrán dicho.

“¿Cuándo vas a estudiar? Todo el día dibujando”, frase que te persigue a lo largo de la carrera.

Dibujar, señores, para los arquitectos es trabajar. Las líneas no se trazan porque sí. Los planos no se hacen solos a través de un programa en la pc. Todo está pensado y calculado. Todo tiene su por qué. La cabeza se “quema”* en la facultad. Cuanto más abierto esté uno a la vida y a los libros, mejor será su arquitectura.

Cómo los contadores tienen sus planillas, los abogados sus leyes, los doctores sus instrumentos, nosotros tenemos nuestra mano guiada por la cabeza. Nos expresamos a través de los dibujos. Un arquitecto que no puede realizar esto, es como un artista que debe explicar su obra. Dibujo es trabajo. No nos subestimen.

*me gusta utilizar este término para distinguir a los arquitectónicos. Somos unos quemados. Pensamos en todo y podemos relacionar absolutamente cualquier cosa. Las personas que pasan por arquitectura, no vuelven a tener la misma cabeza que antes.

Maximizando escasos m2

Posted on Actualizado enn

Dami, vía mail.

Shock chicloso

Posted on

En el año 2008 llega al estudio que trabajo un señor con un terreno interno donde quería hacer dos casas para sus dos hijos.

Como no me convencían las propuestas hechas por mi jefa, cuando terminé de dibujarlas, proyecté mi idea, la cual eligieron.

Una vez terminado todo el legajo, el señor nos dice que hará una de las casitas pero de manera independiente.

2010

El lunes llega un mail del señor con fotos de los procesos.

Con esta foto noté la mala elección de las ventanas. ¿Por qué a la gente le gusta el vidrio repartido? Interrumpe la vista y es complicado de limpiar.

Y con esta imagen….

casi muero de un paro…

Rosa chicle! R O O O O S A   C H I C L E E E E E ! ! ! ! ! ! !

Parece una casita de los sims….

Cosas que te pasan si estás vivo y si no hacés ni la dirección ni la ejecución de la obra.

1 año

Posted on Actualizado enn

El 13 de mayo se cumplió un año de que soy profesional de la arquitectura. No me la creo. U_U

Gracias a los que estuvieron en ese momento.

A Flor D., por el apoyo y la paciencia para Historia, porque yo también preparaba Edilicia. No te agradezco por lo fuerte que fue el golpe del primer huevo dentro del aula.

A Flor Bere Ciga, que estuvo desde las 8 de la mañana, con el frío y la lluvia, apoyándonos.

A Nana, que me tiró yerba, sabiendo lo mucho que no me gusta el mate.

A Ali y Anto, que filmaron por el agujerito del ploteado y por el picaporte de la puerta mientras rendíamos.

A Nico, que me tiró vinagre en los ojos.

A Sofi y a Georgi, mis amiguitas que extraño mucho.

A Sole, que cada 2 segundos me recordaba lo apestosa que estaba.

A Flor, que fue con Poroto en panza casi a punto de salir.

A Mar, Renu, Nacho, Gato, Mer, Lelu, Viru y Pablis  que no se la podían perder.

A mis viejos y madrina que me tiraba con soja.

A República, que se vino desde el pueblo para festejar y que fue el único que me abrazó cuando apestaba.

A Jere y Teté, que se sumaron al almuerzo.

A Dami, que se fumó el bando que tenía a las 17.30 hs.

A Clau, que junto a Renu me llevaron engañada a Los Miércoles para luego ir a la Fiesta Sorpresa.

A todo el GA, a Anto, Maruca, Mariano, Juli, Carla, Gabi, Sofi, Vir, Lauti, Flarry,  que nos bancaron y la agitaron con nosotros en la fiesta donde fuimos discriminados por los hippies.

A Roberto, Pablo, Darío, Eduardo, Ricardo y Analía  que nos bancaron en las consultas y me hicieron prometer que me iba a recibir con Historia y no con Edilicia.

Especialmente Gracias a Mai, que me apoyó constantemente en la pre-recibida y en la post, que bastante traumática fue.

¡Gracias a todos! y al difunto Yaqüinto, por haber tenido la mejor cátedra de Historia de toda la F.A.P.y.D.