Grupete Arquitectónico

La Rata (leer con ere no erre)

Posted on

El viernes nos fuimos a pasar una nueva temporada a “Lo que es la Isla Adentro”. Es cierto, está plagado de ratas que de Ratatouille no tienen nada.

De color té con leche, con colas de 30 cm y de tamaños semejantes a un cachorro perruno de 1 mes nos hicieron renegar 3 horas para sacarlas, quemar un colchón, lavar todo con lavandina y dormir con una linterna en el bolsillo y en la cama compartida con Mar (en mi caso). Ah! También morir de frío, ya que por precaución decidimos no usar ni sábanas ni frazadas.

Es la primera vez que pasa esto: el diario NO MIENTE!!!

Broma

Posted on Actualizado enn

Siempre le dije a mi amigo Gato que el día que me atienda el teléfono alguno de sus padres le iba a decir que era la novia.

¡Lo acabo de hacer! jajajajajaja

“¡QUE ALEGRÍA!”– me gritó su madre.

Cuando le dije que era yo y que era una broma que se la debía me dijo: -“Andate a cagar. Me diste una alegría tremenda y me desilusionaste al instante”.

Esa es la mamá de mi amigo.

Así estoy

Posted on Actualizado enn

Es sabido ya mi prolongadísimo estado de soltería. Como dice mi amiga Marcia:-“hay que saberla llevar”. La llevo bárbaro, pero de vez en cuando, me bajoneo mal. Ejemplo, ahora.

Se acerca un larguísimo y forzado fin de semana largo. Espero que sea productivo, pues estoy atrasadísima con laburos free lance. Pero, se viene un finde de cuatro noches, tres en realidad, la del viernes termino aplastada por la semana y raramente, solo si, salen unas cervezas en Berlín o en el Bar del Mar, salgo. Pero no solo es fin de semana de noche, sino que tendremos como tres domingos….TRES DO MIN GOS!!!

Hago una resonancia por el G.A., algunos se van, otros planean cosas de a pares, y quedamos flotando algunos A.S.U. No importa ¡HAGAMOS ALGO! Seguro que saldremos, pero el bajón viene por el lado de que me siento discriminada por amigas por no tener pareja. Quedo afuera por no tener un par en muchas cosas y me está molestando bastante.

Bueno, nada más, eso. Si no lo plasmaba no podía trabajar en paz. Me prometo a mi misma no tomar más trabajos free lance. ¿Cuánto me dura la promesa? Dos semanas como muchísimo.

Encima, no hay chances de que se calle Mollo en mi cabeza, hace días que canta:-“Pero aún no sé, si le temo a la muerte o a la soledad”.

1 año

Posted on Actualizado enn

El 13 de mayo se cumplió un año de que soy profesional de la arquitectura. No me la creo. U_U

Gracias a los que estuvieron en ese momento.

A Flor D., por el apoyo y la paciencia para Historia, porque yo también preparaba Edilicia. No te agradezco por lo fuerte que fue el golpe del primer huevo dentro del aula.

A Flor Bere Ciga, que estuvo desde las 8 de la mañana, con el frío y la lluvia, apoyándonos.

A Nana, que me tiró yerba, sabiendo lo mucho que no me gusta el mate.

A Ali y Anto, que filmaron por el agujerito del ploteado y por el picaporte de la puerta mientras rendíamos.

A Nico, que me tiró vinagre en los ojos.

A Sofi y a Georgi, mis amiguitas que extraño mucho.

A Sole, que cada 2 segundos me recordaba lo apestosa que estaba.

A Flor, que fue con Poroto en panza casi a punto de salir.

A Mar, Renu, Nacho, Gato, Mer, Lelu, Viru y Pablis  que no se la podían perder.

A mis viejos y madrina que me tiraba con soja.

A República, que se vino desde el pueblo para festejar y que fue el único que me abrazó cuando apestaba.

A Jere y Teté, que se sumaron al almuerzo.

A Dami, que se fumó el bando que tenía a las 17.30 hs.

A Clau, que junto a Renu me llevaron engañada a Los Miércoles para luego ir a la Fiesta Sorpresa.

A todo el GA, a Anto, Maruca, Mariano, Juli, Carla, Gabi, Sofi, Vir, Lauti, Flarry,  que nos bancaron y la agitaron con nosotros en la fiesta donde fuimos discriminados por los hippies.

A Roberto, Pablo, Darío, Eduardo, Ricardo y Analía  que nos bancaron en las consultas y me hicieron prometer que me iba a recibir con Historia y no con Edilicia.

Especialmente Gracias a Mai, que me apoyó constantemente en la pre-recibida y en la post, que bastante traumática fue.

¡Gracias a todos! y al difunto Yaqüinto, por haber tenido la mejor cátedra de Historia de toda la F.A.P.y.D.

¿Qué somos?

Posted on Actualizado enn

¿Qué somos?

Hoy cumple años mi mamá. Regalo decidido: un libro. ¿Por qué? Porque ella, a diferencia de mí, no se compra ni siquiera un libro por mes, a pesar de que ama leer. Notaran que la intelectualmente inquieta heredó esa parte. Convencida de que iba a comprar un libro de Eduardo Galeano, persona que mucho, mucho, no me cierra, pero bueno, a ella le gusta, entro a la librería y me pongo a hojear y leer por arriba algunos ejemplares. Justo, no sé bien porqué, estaban casi todos expuestos sobre la mesa. Leo los títulos, entre este lo tiene, este lo leyó, la te  y no la :P, encuentro uno, “El libro de los Abrazos” y me llamó la atención. En medio de sus páginas leo: “Somos todo aquello que hacemos para dejar de ser lo que somos”.

¿Por qué debemos dejar de ser lo que somos? ¿Es que en la sociedad no podemos ser lo que somos? Evidentemente, no. Juzgamos (y me incluyo) todo. ¿En qué momento las personas decidieron que es mejor no ser lo que cada una es? ¿Cuándo fue que nos bajaron la línea de cómo debemos ser? (puedo seguir haciendo preguntas toda la noche).

Las personas no cambian, se adaptan. Evolucionan. Pero la esencia de la persona es siempre la misma. Día a día soy todo lo contrario de lo que no me gusta de los demás. Mi mamá siempre me decía: –“demostrá que  sos mejor”. Y así vivo, tratando de no ser ni tener las cualidades que no me gustan de los demás. Pero aunque yo soy yo, elijo lo que soy. Y elijo lo que soy entre todas las personas y elijo como ser, cómo evolucionar.

Es un juego de palabras el elijo lo que soy. Pero es así, me quedo con mi esencia y con mis intentos diarios de evolucionar.

Este post iba por otro lado pero me quedé pensando (y casi que lo subo 3 veces, pero lo releo y debo agregarle una y otra cosa, “Un editor por favor!!! ). Sumo otro tema más a la lista de preguntas que terminan en pensamientos y cuestionamientos recurrentes:

– ¿Quiénes son más felices? ¿Los muy inteligentes, los inteligentes del montón o los ignorantes? (hace 14 meses que le damos vuelta al debate con algunos miembros del GA)

– Redefiniendo la privacidad. Un post de Sebas Bortnik, al cual no subí mi comentario porque todavía le doy vueltas.

– ¿Qué es la felicidad? (Ni pierdas tiempo en responder, viví, caminá hacia adelante, disfrutá el día al día con las mínimas cosas y reí mucho)

– Otras preguntas que son privadas.

Volviendo al libro, medio que me interesó Galeano ahí, pero no le compré ese, le compré otro y de otro autor.

Y la respuesta al título, no es: -“Tiburones”.

La noche de anoche

Posted on

Anoche era una de esas en las que recorro Rosario de evento en evento. Primero el recital de Martín Buscaglia (zarpadísimo), después un cumpleaños en un bar, seguido de la previa en el dpto. de amiga para luego ir a bolichear.

Tener un plan a realizar tras otro, hace que inconscientemente esté “huyendo” de los lugares. El único que disfruté plenamente fue el recital, el resto, todo muy divertido, pero estaba pensando a cada rato, en que me estaban esperando, que debía irme y demás.

El boliche final, insoportable. Muchísimas personas pegoteadas por la humedad. Nada de aire corría y ya me desesperaba. Cuando las personas con las que vas, están un poquito alcoholizadas y vos no estás a tono, no soportás nada. Me quería ir. Tenía hambre, porque no había cenado. Tenía calor. Tenía ganas de no estar allí.

Nos salimos. Rumbo a la panchería. Dentro del local, un delirio, mucha gente, mucho boludo dando vuelta, mensajes de textos, llamadas que no se escuchan, griteríos, y yo que pensaba “tierra tragame, no quiero estar acá”, y en un momento, mis pensamientos salieron de la boca de mi amigo Gastón: –“estamos viejos”.

Pancho en mano, amigos que habían desaparecido, los sina agitándola en un esquina (total después prenden parlantes :P), ningún taxi libre, cuadras y cuadras buscando la esquina estratégica, nos sentamos en un cantero de Salta y Suipacha.

Hablando de boludeces, nos vimos interrumpidos dos veces por chicos que provenían de algún lugar centroamericano (léase con tonada) y no entendíamos lo que nos decían. Entre risas, el gato y yo nos miramos y nos preguntamos:-“¿Dónde atravesamos la dimensión paralela? ¿Había un cartel que decía Bienvenidos a Centro América y no lo leímos?”

Después de barajar la posibilidad de jugar al pool mientras esperamos taxis, comenzamos a caminar, para tan patéticamente volver en bondi.