Libros

Día del Libro

Posted on

En el día del libro le quiero agradecer a mi mamá  porque a los 7 u 8 años me llevó a la Biblioteca Popular Rivadavia y me dijo:

-“Podés elegir todos los libros que quieras, ellos te lo van a prestar”.

Y boquiabierta pregunté: -“¿Cualquiera?”

Y hasta el día de hoy no paro de leer ni de invertir en letras impresas.

El siguiente libro

Posted on

Hace 2 meses aproximadamente, leí un extracto del nuevo libro de Maitena “Rumble”, y ahora tras leer esta nota, estoy convencida de que será el libro que me compraré esta semana.

Conclusiones literarias 4

Posted on Actualizado enn

Antes de escribir esta crítica, menciono los libros que leí y que tal vez algún día, relea mi libreta de notas y les dedique un post propio: “Retrato en sepia”, de Isabel Allende; “Whisky, naranja o crimen”, de Serling (aún no lo terminé y dudo que lo haga); “El Aleph”, de Jorge Luis Borges; “La vuelta al día en ochentas mundos”, de Julio Cortázar (tomo 1 y casi terminando el 2).

Llevo empezados uno de suspenso, dos de historietas, uno de arquitectura y el tomo 2 de Cortázar. Tengo dos más en lista de espera próxima y una gran biblioteca de la que pronto me apropiaré, sin problemas.

Ayer fui a la Primera Convención de Historietas en Rosario “Crack, Bang, Boom”, me compré lo que sería el sexto libro a leer o el tercero de la espera. Sin embargo, los diez minutos previos a una película, le definieron su final, sería el sexto libro a repartir de lectura. Sólo leí tres cuentos y bastaron para pasar todo el día pensando en ellos.

Hoy me lo terminé en 30 minutos. “Pequeño Mundo Verde”, de María Martha Estrada, con ilustraciones de Liniers.

Son cuentos cortos. Historias que bien podrían ser reales, con moralejas semi-escondidas. Cuentos que enseñan que está bien, que mal, cuando es preferible callar o cuando es mejor actuar. Son escritos desde una sensibilidad con la que me sentí reflejada. Disparan la imaginación.

Lo mejor es que no hay prefacio, hay posfacio, escrito por Solange Camaüer y Gervasio Landívar. No te adelantan el libro, te confirman lo que pensás de él al terminarlo.

Si a los 9 años, “Libro de Cabecera”, de Pipo Pescador, es la guía a tomar en cuenta para entender qué valorar en la vida; a los 13, 14, en la pre-adolescencia “Imaginate”, de Noemí Amalia Rodríguez, es la precaución y la toma de conciencia ante el mundo lleno de cosas superfluas de la adolescencia; “Pequeño Mundo Verde” es a los 25, aquello que uno debe reconocer, comprender, disfrutar y rescatar, para una vida sana, feliz y llena de bondad.

 

Leído por ahí 12

Posted on Actualizado enn

Lo más esperado del día domingo, es el Radar de Página 12. Muy interesante está el de hoy, pero si les gusta la literatura, no se pierdan esta nota de Hugo Salas, seguro me compraré el libro y leerán tal vez la crítica.

El barroco nacional

¿Qué puede haber de común entre Borges, Cortázar, Bioy Casares, Silvina Ocampo y Onetti? ¿Será el cuento fantástico, en el que incursionaron todos en algún momento? En Ficciones barrocas, Carlos Gamerro arriesga interpretaciones e intuiciones más allá de la cuestión de género. Un barroco de ideas y no sólo de palabras floridas, viene a ser el punto de reflexión en este ensayo que toma distancia de la crítica académica para permitir la pasión y la subjetividad, aunque sin abjurar de la teoría literaria.