rock

50 canciones nacionales de la década

Posted on

Leyendo la Rolling Stone hallé el listado de las 50 canciones de la década.  Sorprende la lista, hay canciones que deben estar ahí sólo por el éxito que tuvieron o tienen en las radios, nada más. Molesta un poco Los Auténticos Decadentes en el 2° lugar con “Un Osito de Peluche de Taiwán”, pero más sorprende Fidel Nadal en el puesto 19 con “International Love”.

El puesto #1 es para Las Pelotas.

De mis predilectos: Andrés Calamaro se lleva el #3, #16 y #26, con “Estadio Azteca”, “El Salmón” y “Carnaval de Brasil”, respectivamente; Divididos en el #5 con “Spaghetti del Rock” y en el #21 con “Par Mil”; La Renga en el #43 con “La Razón que te demora”, Estelares en el #39 con “Moneda corriente”;  y Onda Vaga en el #47 con Mambeado. Catupecu Machu se lleva 2 puestos (#8  y #38) e Intoxicados, 3 (#10, #29 y #37).

Me sorprende que no estén Los Fabulosos Cadillacs, sólo Vicentico en el puesto 42 con el tema “Cuando te vi”, una balada romanticona.

Si quieren ver la lista completa clickeá acá y si querés ver quienes votaron acá.

Recital

Posted on Actualizado enn

Me gané una entrada para un recital reggae. (Gracias Todo Pasa). Como era un día de semana, hice una maratón después del estudio para llegar a casa, bañarme, cambiarme y casi volar hacia el Dixon porque la entrada anunciaba el comienzo para las 21.30 hs. Fui sola, para variar, y llegué puntual. Allí no había más de 20 personas, se veían las puertas cerradas y se oía a Alika en la prueba de sonido. Respirando hondo, me cruzo a comprar un pancho, ya que no había cenado ni merendado esa tarde. Era tan temprano, que tuve que esperar que se hagan las salchichas!

Pancho en mano, me paro frente a la ventana para ver y oír la prueba. Sola. S O O O L A. Mirando alrededor. Llega un colectivo con la gente de Israel Vibration. Entran ellos a hacer la prueba de sonido (!!!) y sale Alika, WTF eran las 22.00 ya!!! No era a las 21.30 hs!!! Pensé en volver a casa, pero que iba a hacer más que twittear. Así que habiendo notado, que la chica al lado mío también estaba sola, empecé a charlar. Finalmente a las 22.30, tras ver partir a Israel y llegar a los Alika, nos abrieron las puertas.

Me acomodé en la barra , con la idea de no levantarme más que para ir por cerveza, me dispuse a escuchar Alika, en realidad estuve haciendo fuerzas para tratar de entender ¡que cantaba! Ya que no se entendía nada, por mal sonido o por voz de pito, no sé. Finalizando este grupo ya se nos había incorporado un señor, que también había concurrido solo.

Contándome cosas que no me interesan, y si lo está leyendo, lo lamento, pero no me interesan muchos detalles de las personas que no conozco, por algo solo hablo superficialidades con NN’s; llegó el turno de Israel Vibration, una legendaria banda de Kingston, Jamaica. Focalizándome en las rastas de uno de los cantantes, que parecía una bufanda por su espesor, traté de disfrutar la música, a pesar del señor que cada 2 minutos, sí, 2 MINUTOS, me preguntaba si me gustaba!!! Señor, obvio que me gustaba, por algo participé del sorteo LPM!!!!

Tras la pregunta, si nos podíamos volver a ver, y mi “Asquerosa y Sincera” respuesta (que los que me conocen se reirían), vino otra que no recuerdo y luego ¿otra?. No sé, ya suficientes cosas para salir espantada e irme antes de que finalice.

Escurridiza fue la huida tras la entrega de la tarjeta personal de este señor, para que yo sepa quién era (¡cómo si me importara!), me dispuse a caminar por Pichincha, preguntándome por el futuro edilicio del ex bar Vando’s aparece un taxi. Me subo y sonaba Janis Joplin, pobre jovenzuelo, canté todo. Y así pasé el recital. Hablando con extraños y disfrutando a medias, ya que ir a un recital es casi como ir al cine. Vos, ¿le hablarías cada 2 minutos al que se sienta en la butaca contigua? WTF!

E S T E L A R E S

Posted on Actualizado enn

Les presento a una banda que me acompaña desde hace 4 años…ESTELARES, los pibes de Junín que son el claro ejemplo de no bajar los brazos y de seguir remando hacia el reconocimiento musical, en un país donde los “grandes” del rock son los mismos desde hace años y donde las bandas “nuevas” duran 2 temporadas, como mucho…Por suerte, el “rock barrial” (no estoy de acuerdo en etiquetar y me cuesta bastante pensar en claustros) está siendo popularizado bastante…

No quiero competir con el blog de Mariano, es él quien hace las micropastillas críticas del rock, así que me despido dejándoles el trailer del último cd “Una Temporada en el Amor”, que por fortuna ya vi la presentación en vivo 2 veces en Rosario.

Leído por ahí 6

Posted on

Pettinato: “Los fans saben que cumplo una función en una gran oficina”

José Luis Cavazza / Escenario / La Capital

Miembro de la mítica banda de rock Sumo, Pettinato defiende su derecho a escribir sobre Luca Prodan.

En 1994 Roberto Pettinato escribió “La jungla del poder”, un libro sobre sus recuerdos junto a Sumo, la banda de Luca Prodan que tras su muerte a fines del 87 elevó al grupo a la categoría de mito del rock argentino. Aquel texto, editado artesanalmente y cuando el mediático Petti aún no existía, desapareció rápidamente de las librerías porteñas.

El periodista y saxofonista devenido en animador de TV acaba de editar “Sumo”. Se trata de un libro que reedita aquellos textos y añade nuevos capítulos y recuerdos del otrora patilludo del rock delirante de los 80.

—¿Por qué elegiste este momento para completar aquella biografía de los 90?

—Por un lado porque me lo propusieron y por el otro porque estaba cansado de la gente pidiéndome que terminara lo que había comenzado en “La jungla del poder” hace 12 años. Tarde o temprano lo tenía que hacer y no en verano como escriben todos cuando se aburren de hacer ensaladas para el domingo de asado con amigos. Estos proyectos no son comerciales. No se gana dinero con los libros salvo que seas la viuda de Quevedo o Borges; son proyectos que requieren de ganas, voluntad y sentimiento. Los fans disfrutarán de las anécdotas tirados en la loneta alquilada sobre el río Pilcomayo.

—¿Para qué sirven las biografías de rock?

—Son patéticas porque quienes las escriben lo son y porque eligen grupos que a nadie le importa. ¿Leerías hoy por hoy una de Soda o de U2? ¡Claro que no! La gente quiere ver fotos. Son pocos los libros de este género que te tientan a ser leídos por su contenido. Sólo uno de Zappa, Beefheart, Nick Drake y por supuesto el escrito por él mismo de Paul McCartney. ¿Pero a quién e importa la biografía de Clapton?

—Vos que alguna vez lo fuiste, ¿qué significa ser un periodista de rock?

—No sé. ¿Un ex coleccionista que las chicas no le daban pelota porque era feo de cara y carga con una carterita artesanal por la avenida principal? ¿Son músicos que no practicaron lo suficiente? No lo sé. Cuando estuve en Nueva York en el 81 fui a la revista Musician a hablar con Vic Garbarini, el reportero número uno de la publicación. Tenía una banda con sus amigos periodistas y nos fuimos a escucharla. ¿Qué tocaban? ¡Obviamente blues! Y no agregaban nada a la historia de la música; se divertían y nada más. En mi caso siempre fui un músico con cultura, serio y responsable; no iba a tocar unas notitas. Estar en un grupo es algo complejo. Tenemos por otro lado el caso de Crissie Hynde de los Pretenders. Era reportera del Musical Express de Londres y miren lo bien que le fue. Es relativo, pero la mayoría quisiera haber estado en mi lugar.

—¿Cómo hacen los fans para creer en la sinceridad de tu libro si el que escribe es un ex miembro de la banda pero también una estrella de la TV, un medio que no da muchos ejemplos de sinceridad?

—Después de leer lo que ocultó el periodismo escrito en Argentina, lo que editan, sacan, ponen, puedo preguntarme: ¿el periodismo escrito es acaso el mayor ejemplo de sinceridad? Sí puedo decir que un verdadero fan de Sumo no se fijaría en esto. Saben quién soy y que cumplo una función en una gran oficina, la tele, con vista a la calle. Es un trabajo nada más pero no anónimo. Los fans siempre me han respetado, incluso después de cortar la manzana con Sofovich, que algunos consideraron el fin de mi vida. Sumo es y seguirá siendo una familia. No te vas de Sumo como no te vas de los Stones.

—Página 12 publica un comentario que dice que “todos los fans de Sumo darían la vida por oír a Pettinato hablando de la banda y, a la vez, le niegan terminantemente ese derecho”.

—Otra tontería dicha por un periodista y no por la gente. ¿Quién me niega el derecho? Es cierto que los Divididos pueden tocar los temas de Sumo durante 20 años, como lo han hecho, ¿y yo no puedo contar mi historia? Es una tontería.

— Sos como Paul para los fans de Lennon…

—Paul McCarnety, mal que nos pese a muchos incluso a mí, fue los Beatles, aunque no acompañado por tres idiotas, pero reconozco que era una máquina de trabajar. También se dijo que Lennon era el genio y Paul la ama de casa. Si fuera por cinismo e ironías competíamos con Luca a ver quién era más turro, es cierto, pero no tan así. De hecho a nivel solista ninguno de los dos (Paul y John) hicieron obras tan perfectas. Luca sería el Paul, jugando con esta comparación, porque componía a lo loco en tres minutos. Yo hice “Los viejos vinagres”, la letra de “No sé lo que quiero” e influí conceptualmente en algunas cosas. Pero podía, por personalidad, ser una parte fuerte del grupo sin ser tan trabajador.

—Tu libro además nombra a músicos como Van der Graaf, Captain Beefheart, Joy Division… Está bueno que los pibes se enteren de quiénes fueron y entonces quizá se pongan a escucharlos.

—Ojalá sirviera para eso y pudiera romper con la incultura brutal. Calamaro, sin darse cuenta, pobre, creó discípulos, muy a su pesar, que dan ganas de matarlos. ¡Cualquier subnormal compone un tema tipo Calamaro y ya cree que llegó a algo! Y las diferencias son abismales. Salvo Babasónicos y uno que otro más no hay grandes grupos que tengan cultura rock y sepan lo que tendrían que escuchar. Con Luca por eso hablábamos tanto de música y éramos los únicos dos que sabíamos de todo.

—Mucha gente dice “vi a Sumo en tal o cual lado”. ¿No creés que si fuera verdad varios teatros hubieran reventado de tanto público?

—Es cierto, de hecho sólo llegamos a vender no más de 6 mil discos de cada uno en su momento, y 250 mil después de muerto Luca y a lo largo de los últimos 10 años, pero nadie vio un centavo y todo se lo quedó la Sony o la ex CBS. ¡Sí, éramos bárbaros para firmar contratos!

—Y vos como espectador, ¿de qué te jactás?

—De haber visto a Pink Floyd en la gloria, vivir dos días con Zappa en Nueva York y conocer a Miles Davis. Es mejor jactarse de esto y no de haber participado en “Bailando por un sueño”.

—También mencionás en el libro sobre tu aparición con Divididos en Obras. Te cito: “…de superar mi brutal paranoia, mi tendencia a pensar que los fans me iban a bajar a piedrazos”. ¿Por qué pensabas esto?

—Repito: la tele opera en contra del arte siempre, por más que veas un buen documental del cine de Casavettes. El rock no responde a ninguna necesidad de nadie. el rock esta ahí y punto, si querés lo tomás y si no seguís viendo Gourmet.

—¿Qué opinás del regreso de Charly?

—¡No soy médico, ja! Charly es el mejor compositor argentino, el más completo y complejo aunque sin la poética hermética de Spinetta. Cuando nos encontramos hablamos de Van der Graaf o como me dijo ahora balbuceando: “Increíble Procol Harum”.

Conclusiones literarias 4

Posted on Actualizado enn

Hace una semana salía al centro en busca de ropa para un evento, no sabía que me iba a deparar mi destino en la indumentaria, la única certeza que tenía, era que volvería al departamento con un nuevo libro. Con “el” nuevo libro de Roberto Pettinato. Con “Sumo según Pettinato”.

Tratando de recordar, cómo es que empecé a sentir aprecio, afecto, cariño, admiración, interés, por Luca Prodan llegué a tres posibilidades. Escuché Sumo por Divididos o por algún programa de música o porque lo leí en alguna publicación sobre el rock. Pero esto fue hace demasiado tiempo atrás y misteriosamente mi memoria, que nunca pierde detalle, no me deja precisar exactamente cuando escuché a Sumo por primera vez.

El libro relata pequeñas historias, anécdotas y recuerdos de la banda. Copias textuales de diálogos entre él y Germán Daffunchio, y entre él y Ricardo Mollo. Historias de Periquito & Panqueque, dos integrantes de Sumo, que cuentan hechos vividos pero quieren mantener el anonimato. El encuentro entre Germán, Superman y Roberto hace un tiempo atrás. Todo desde la óptica de Pettinato, porque él lo vivió, “yo estuve ahí”, se lee reiteradamente.

Pude imaginar los encuentros, el sótano de la casa de Timmy, el “Roberto” dicho por Luca (con ere), el despliegue musical que hacían en sus presentaciones, el olor a Ginebra.

Pude sentir la desesperación de Ricardo cuando una noche Luca le dice al oído:

“Estoy con una chica…Ella es buena…y…pero…me parece media rara…Ella siempre me dice que quiere que nos suicidemos juntos…No sé.”

Sumo era “una banda de rock, Roberto” (todo con ere, Luca dixit), que sobrevivía entre los que eran New Wave y los que querían serlo.

Lo que me deja el libro es la certeza de que Sumo era y es una familia; que en vivo eran una verdadera fiesta (“Experimentar era la palabra. Y para nuestro país, más que una palabra era un…evento”); que el delirio que tenían y transmitían era propio de ellos y “nada tenía que ver con drogas, Sumo podía tocar de la misma forma con una pitada de porro o un sándwich de milanesa”; que Luca sabía que se iba a morir, de hecho sabía que estaba mal, sabía que no viviría demasiado y días antes de su adiós, llamó a Andrea (su hermano) pidiéndole que venga a Argentina; que de vez en cuando vuelve en los sueños de sus amigos; y que “Es cierto, por donde pasa Sumo no crece el pasto”.

En el final del libro, Roberto aclara sensaciones de haber estado ahí. “La vida es una suerte de cinta de Moebius como un infinito que avanza por un lado y pega la vuelta y vuelve a retroceder cuando en verdad está moviéndose hacia adelante, y cuando en realidad-realidad sólo está dando vueltas en redondo, cosa que al mismo tiempo no hace”.”Todo es una experiencia y una entrega”. “Sin sentido el arte viene. Sin sentido se va. Sin sentido la música surge. Sin sentido cambia por otra, y la otra y la que viene también se irán”.

La frase final del libro (y lo saco un poco de contexto, porque si no sería como contar el final de una película) es: “Pero nos hizo llorar. Y me hace llorar ahora. Y mañana…” Y les aseguro que terminé de leerlo con lágrimas de alegría, de dolor, de tristeza. Con lágrimas por no haber podido vivir un recital de ellos (nací en 1985, eso lo dice todo).

Es un libro que acelera el pulso, te roba una sonrisa o te pianta un lagrimón sin escalas. Sin avisos.

(A propósito, lo tengo autografiado por Roberto, y es el ejemplar #100 que firmó)